El vaginismo es una contractura de los músculos de la vagina que impide tener relaciones sexuales con penetración.

El vaginismo impide tener relaciones sexuales con penetración. Las mujeres que padecen vaginismo tienen una contractura en la entrada vaginal que imposibilita la introducción del pene y/o cualquier objeto en su interior. Acciones tan cotidianas como introducir un tampón o realizar una revisión ginecológica, son imposibles de realizar cuando se tiene vaginismo primario.

En ocasiones el trastorno puede desencadenarse por una causa concreta, tras haber disfrutado normalmente de relaciones sexuales con penetración:

– un parto

– una intervención quirúrgica

– una infección vaginal (candidiasis)

– menopausia

– endometriosis

– vulvodinia

– dolor en las relaciones (dispareunia)

 

Hablamos entonces de vaginismo secundario, para diferenciarlo del primario que ha existido desde siempre

SI NO SE HABLA, NO EXISTE.

EL TRANSTORNO SILENCIADO.

En un modelo de sociedad donde la salud sexual femenina todavía es un tabú, encontramos miles de mujeres que padecen en silencio este trastorno. El vaginismo afecta transversalmente a mujeres de cualquier edad y condición social y cultural.
Los sentimientos de vergüenza y culpa están tan interiorizados, que la inmensa mayoría nunca ha explicado a nadie su problema, con la consecuente carga emocional que ello comporta. El silencio es el mayor obstáculo para buscar ayuda profesional y para combatir la falta de información oficial basada en estadísticas reales.
LEE SOBRE EL TRATAMIENTO

Es vital la visibilidad y normalización del vaginismo como una afectación física, puntual, que se puede tratar y resolver de manera fácil y rápida.

CONOCE TESTIMONIOS REALESCONTACTA